La Maison de l'Humanité
  Contacto | Connectarse 


DERECHOS DEL INDIVIDUO

En virtud de los DERECHOS DEL INDIVIDUO
a disponer de sí mismo…
LA SOCIEDAD TIENE EL DEBER…

1- La Sociedad tiene el deber
de ofrecer a los padres todas las posibilidades de acceder al conocimiento de una
EDUCACION PERSONALIZADA
Con relación a las necesidades de su hijo.
Este conocimiento comprende en un primer lugar EL RESPETO A LA VIDA dotando a los padres y a los futuros padres, de informaciones necesarias y juiciosas sobre la dimensión real de un ser en fase de encarnación y de evolución.
Seguidamente, este conocimiento trata del RESPETO DE LA VIDA propia de la naturaleza profunda del niño con sus particularidades, tanto por el desarrollo de su salud y del equilibrio de sus cuerpos, como por la educación de sus sentidos físicos y psíquicos.
Por último, este conocimiento otorga a los padres la certeza de orientar al ser que les ha elegido, hacia el devenir que le es propio, teniendo a su disposición los medios de investigación.


2- La Sociedad tiene el deber
de proporcionar las estructuras de enseñanza aptas para una
FORMACION PERSONALIZADA
respetando LA INTEGRIDAD DE LA NATURALEZA DEL INDIVIDUO.
Estas estructuras de enseñanza corresponden a las necesidades de la nueva energía, con programas adaptados a LA REALIDAD DE LA VIDA…
…y no basados en mitos restrictivos y orientados hacia las necesidades
de una Sociedad sin humanidad…
Los valores que respetan LA INTEGRIDAD DE LA NATURALEZA DEL INDIVIDUO
representan sus fuerzas de vida relacionales,
primero con él mismo desarrollando LA CONFIANZA EN SI MISMO
por LA CREATIVIDAD SIN COMPETICION
después, con los otros, APRENDIENDO LAS DIFERENCIAS
con LA CREATIVIDAD DE LOS COMPLEMENTARIOS.
La enseñanda impartida, según las necesidades de la naturaleza del individuo,
trata igualmente de

EL RESPETO POR LA VIDA ,
EL RESPETO POR LA TIERRA ,
EL RESPETO POR LOS PUEBLOS,
EL RESPETO POR LOS INDIVIDUOS…
y por
LA BELLEZA Y LA RIQUEZA CREATIVA DE LAS MULTIPLES DIFERENCIAS.


3- La Sociedad tiene el deber
de permitir al individuo expresar su
LIBERTAD DE CREACION
mediante uno o varios oficios que responderán, no a criterios de producción y de rentabilidad, sino a los de DESARROLLO del individuo.
Responsabilizando a los individuos, en el respeto por la integridad de los pueblos y de la naturaleza, la Sociedad suprime toda necesidad tecnócrata avasallante de las industrias de armamento, de los laboratorios químico-contaminantes, de la burocracia esclerótica e ineficaz, para dotarse de una nueva estructura de reparto y de intercambio, y, en definitiva, responder a su propia vocación:
preservar la libertad del individuo,
darle acceso a su naturaleza con el fin de que asuma él mismo
SU CREATIVIDAD Y SU SALUD…
Volver arriba